martes, 19 de marzo de 2013

VENCIENDO LA DESIDIA



Tengo abandonado el blog, falta de tiempo sería la principal causa ya que cuando dispongo de algo de tiempo lo último que en estos momentos me apetece es ponerme ante el ordenador, en fin …. trataré de ir subsanándolo.

En estos dos primeros meses y medio del año he ido pasando por varias facetas, abandone la natación para centrarme un poco en la bicicleta y más en  la carrera a pie con la meta del maratón de Sevilla, si bien  al final por problemas de logística con los vuelos me hizo inviable la asistencia al mismo.

 Quizás de modo inconsciente fue el detonante en mi para que me invadiera una desidia en la cual solamente pensar en subirme a la bicicleta o irme a la piscina me hacían sentir mal, y únicamente la vencía calzándome las zapatillas  y saliendo a correr, zapatillas auriculares y buena música era lo único ante lo que mi cuerpo no se revelaba.

Pero… Lanzarote se aproxima y comenzó una guerra interna al mismo tiempo el 7 de Abril con el agua que estará aún helada toca el ICAN de Málaga, y con solo quince días ya os imagináis lo que saldrá.

Así que ayer por fin me plante cara a mi mismo y comencé de nuevo a pedalear, y como no podía de  ser de otra manera en el Km. 50 reventé el cable del cambio que atravesó la camisa y no quedó más remedio que dejarla en el taller, amablemente me dijeron que en un par de horas estaría y menos mal porque si arranco y tengo un día por medio sin bici no se si volvería a comenzar, así que mientras la reparaban me hice un dos mil en la piscina que me pareció que estaba cruzando el estrecho, no os voy a describir las sensaciones pero me apetecía llorar en el agua.

Así que hoy vuelvo a la batalla, todo preparado para una vez terminada la jornada hacer que esas bielas giren y más tarde el cloro vuelva a atacar mis fosas nasales.

En cuanto a números desde enero llevo pedaleados 840km corrido a pies 433 y nadados 22km, así que ni en mi peor año, apañados voy este año para Lanzarote, un año que respetan las lesiones voy yo y me vengo abajo.


Publicar un comentario