miércoles, 22 de mayo de 2013

LANZAROTE 2013 NO SALIÓ COMO ESPERABA A PREPARAR 2014


Hola a todos, poca cosa que contar salvo que aunque volví a traspasar la línea de Finisher del IronMan de Lanzarote, esta vez me he quedado muy decepcionado con mi resultado, es verdad que sucesos acaecidos en el recorrido de ciclismo hicieron que mis fuerzas finalmente se mermaran y dieran al traste con el sueño de finalizar en el tiempo que me había fijado.

Os lo relato de forma breve para no aburriros.

Natación

Entramos a las 05:30 horas en boxes, por primera vez en 22 años está lloviendo el viento sopla fuerte del norte, pero en Playa Grande no se aprecia ya que está protegida de este viento.

Empapados antes de comenzar esperamos el pistoletazo de salida, como siempre se palpa la tensión , los nervios, los gritos para descargar tensión que se escuchan por doquier, los abrazos y buenos deseos de unos con otros y de repente ya ha comenzado, corro con la idea de nadar por la derecha y parece que todos han tenido la misma, veo un hueco por el medio y comienzo a nadar, si los días previos disfrutaba con el paisaje hoy no se podía ver más que la espuma que generan 1800 triatletas que buscan su posición en el agua- en este punto  solo decir que en este medio es en el que es un sálvese quien pueda  aquí no existe ningún miramiento hacia los demás y se producen verdaderas imágenes de agobio y pánico, solo la experiencia te hace estar relajado cuando suceden- con los palos naturales realizo mi primera vuelta y ya más relajada la segunda, salgo del agua 1h19´ y sigue lloviendo, va a ser un día duro.



En una transición de las mías unos 7 minutos estoy saliendo con la bici, el suelo está mojado  habrá que tener cuidado.

Sobre el kilometro 17 en una de las primeras bajadas toco el freno por primera vez y llega el primer susto al  ver como las zapatas del freno acarician el carbono pero no lo detienen, comienzo a abrirme para trazar una curva a la derecha que nos lleva a la rotonda donde cogemos carretera a Yaiza y no se ni como ni donde la rueda trasera pega un golpe que casi me lleva al suelo, a raíz de este momento se queda desajustada y por mas veces que paro a centrarla, mientras bajando es correcto su funcionamiento en cada subida se frena, así que esa es la tónica, cada poco ajustando la rueda por si la lluvia y el viento no fuese poco.

Aún así me siento fuerte los kilómetros pasan y me da la impresión de que aún con todos los inconvenientes estoy haciendo una buena bici, en Timanfaya comienzo los problemas estomacales y en un intento de relajar la presión estomacal me viene la hecatombe, no lo voy a explicar con detalles, imaginaros lo último que os gustaría que os sucediera en bici con un mono de tri de una pieza y con 140km por delante, pues eso, me pasó.

Sigo pedaleando y sigo venciendo los inconvenientes sigo sintiéndome fuerte aunque mi trasero la badana y el asiento de ha convertido en algo verdaderamente diabólico, sigo sumando kilómetros, lo que el año pasado se me hacía lejísimos este llega antes de lo esperado, La Santa, Famara, Teguise, los Valles, todo se sucede muy rápido, bajo Haría esta vez  sin dar ni un pedal y frenando desde el comienzo, fuerte viento, verdaderamente acojona, jamás se me había movido la rueda delantera e esa manera, me voy para el Mirador del Río, increíble sopla de justicia pero ya estoy arriba, aquí si bajo como un loco, veo pinchazos mucha gente arreglando ruedas, y de repente toda esa fuerza que llevo empieza a mermar, tengo el trasero llagado, no me puedo sentar el ritmo baja quedan 60 km y sufro  pero sigo creyendo que aun así hare una buena bici estoy girando hacia Nazaret y escucho la temida melodía El gran Toño me está silvando  verano azul, me ha pillado, pero este año no ha sido en Famara solo faltaban 30 km, llego al avituallamiento pregunto la hora y…. mazazo son las 14:50, como!!!! Las tres menos diez y aún estoy a 30km el mundo se me vino encima, parece ser que no iba tan rápido, en fin sigo pedaleando y llego a la zona de transición 7h26´.

Aquí  mi cuerpo me pedía irme para el apartamento, ya se me había escapado el objetivo y mi estado físico y anímico se había ido al traste, sabía que no podría correr estaba dolido y llagado, pero como ya estaba allí pues decidí probar, y claro, las sensaciones eran correctas, comencé a caminar e intentaba trotar de vez en cuando pero el cuerpo no respondía, así que caminando en solitario hasta el kilometro 36 donde me alcanzó Quique quién me acompaño hasta meta, tras 5h19´.

Ha sido mi cuarto IM de Lanzarote pero del que peor sensaciones me he llevado, ahora solo queda pasar página y esperar que el 2014 sea mi año.
Publicar un comentario