domingo, 25 de marzo de 2012

PERMISO PARA CORRER (SIN PASARSE)


El pasado domingo aprovechando la posibilidad de aumentar un poco el tiempo de pedaleo, salí con la idea de hacer algo más de las clásicas dos horas de pedaleo.

Cuando llevaba unos 7 km me cruzo en la carretera con Fátima Blazquez, así que doy media vuelta que el pedaleo en compañía siempre es más ameno, finalicé con 100km para a continuación hacerle un guiño a la carrera a pie y correr 5km.

El martes sesión de 2500 metros en la piscina.

El jueves en compañía de Toni y ya con el permiso del fisioterapeuta me fui a correr, 9km que me supieron a  gloria.

El viernes en compañía de mi mujer, no sé si porque le apetecía correr o porque prefería vigilarme para que no me pasase de km, repetí el circuito de 9km del día anterior, nuevamente feliz al ver que el gemelo parece estar cicatrizado.

El Sábado en compañía de Javi, nos enfundamos los neoprenos a primera hora, para aprovechar el mar en calma, ya que la previsión era que fuese moviéndose a lo largo de la mañana,  como dos valientes o chiflados nos metimos en el agua, 4250 metros que como podéis imaginar también supieron a gloria, haciendo una transición a carrera a pie y rodando 6.5km con los pies tan congelados que parecía llevábamos piedras bajo las plantas de los pies en las zapatillas.



Y hoy acompañado de David y Javi una salida en bicicleta de 110 km con buenas subidas (en las que se nota y mucho mi mal estado de forma), pero contento también, solo tengo un mes para darle caña a los tres deportes para estar en Lanzarote el día 19 de Mayo,  si el cuerpo me lo permite no seré yo quien tire la toalla, se que este año será duro, muy duro diría yo, y es que hacer un IM no es solo el día de la prueba, son los días de entrenamiento que te llevan a estar en la línea de salida con ciertas garantías de terminarlo, y este año de esos días más bien pocos.

Bueno pues a por otra semana, a ver como se da.
Publicar un comentario