sábado, 2 de julio de 2011

RENDIRSE ANTE LA EVIDENCIA

Esta mañana me he animado a pedalear unos kilómetros, tengo que reconocer que el estar parado no va conmigo y de la misma forma tengo que hacerme a la idea de que no me va a quedar más remedio que parar.

Sobre las 08:30 salgo dirección a Eivissa por la carretera de Santa Eulalia y tras pasar el cruce de los cazadores veo venir por el carril contrario una grupeta, son mis compañeros trimindundis, hago un giro y me uno a ellos, no fue un encuentro casual, había quedado con ellos, Javi me había animado a salir pedalear en plan tranquilo y respetaron ese ofrecimiento.

Fue una salida divertida y tranquila de las que se disfrutan, al final les abandoné a la altura de Santa Gertrudis ya de regreso de la Cala de San Vicente, la cual después del incendio que hace pocas fechas vivimos ya no es lo mismo, se nos parte el alma cuando pedaleamos por ese paraje, antes boscoso y ahora calcinado.







Lo dicho en Santa Gertrudis les dejo, ellos continúan para Eivissa y yo tras una parada a saludar al Furmiga continuo para Santa Eulalia donde tomo un acuarius en el Puntal con Alex, que ya está empaquetando junto a Toni las cosas para su viaje a Roth, y desde allí ya para casa.

Han sido 73 km tranquilos, y he notado molestias en la rodilla también pedaleando así que no será cuestión de seguir castigándola y rendirme ante la evidencia de que tendré que parar casi del todo, sigo a la espera de que me den fecha para empezar la rehabilitación a ver si se evita la cirugía, veremos como acaba la cosa.

Después una sesión de 2000 metros en la piscina de casa haciendo cuatro bloques de nado, pull, palas y aletas.
Publicar un comentario