domingo, 27 de octubre de 2013

TRIATLÓN SPRINT PARA FINZALIZAR TEMPORADA

Otra semana finiquitada y un sprint para cerrar la temporada de triatlones de Ibiza (que no la mía que acaba de empezar, aún en fase pre-entrenos).

Lunes: Primera toma de contacto con la piscina, una hora haciendo técnica y corrigiendo posiciones en el agua, y observando que cada largo algo oculto estiraba la piscina .¡Que duros los reencuentros acuáticos!!

Martes: Treinta minutos de natación + cinco kilómetros de carrera a pie.

Miércoles: Sesión de punciones secas en el fisioterapeuta  más descanso el resto del día.

Jueves: 2500m de natación y técnica + 6.5 km. de carrera a  pie.

Viernes: Relax, por causas ajenas.

Sábado: Me he inscrito en un triatlón sprint que se celebra en Ibiza, así que por la mañana salgo con la bici de carretera guardada hace tiempo en el garaje, para revisar que todo está correcto, hago 20km y tras comprobar ruedas y cambios la guardo en la furgoneta.

Después de comer algo liviano bajo para Eivissa, ya que la prueba comienza a las 15:30, en principio  me he inscrito para hacer bulto y disfrutar de la prueba aunque al final, disfrutar disfruté poco.

Pues ya reunidos en el lugar saludos a compañeros de club y resto de participante ya que aquí nos conocemos casi todos.


A las 15:30 se da la salida, el comienzo fue algo apretado con algún que otro toque pero en unos metros ya encontré posición, algo de corriente en el agua y la distancia más larga de los 750m que tocaban, de la última boya a la playa entre la corriente y un despiste me salí del rumbo y tocó nadar algo más, no obstante, llego a boxes y quedan muchas bicis lo que me da un punto de ánimo.








Algún problema con la goma porta-dorsal que se me desmonta la salir corriendo con la bici y me hace perder un tiempo antes de comenzar a pedalear, ya rodando me uno a un grupo en el  que cuando recupero el aliento comienzo a entrar a los relevos, un circuito rápido a cuatro vueltas, y a falta de 7 km pusssfff!  la rueda de atrás se viene abajo, el grupo se va y no llevo para repararla, más que nada, porque aunque sabía que podía pasar pensé que si sucediese me retiraba y está.
Como una medusa me hizo retirarme del último olímpico que hice, me sabía mal retirarme así que seguí pedaleando los 7 km sabiendo que podía acabar de cargarme la rueda, fueron 7 km a paso tortuga y tras el calvario llegué a boxes, ahora sí que estaban casi todas las bicis, así que comencé a correr ya teniendo en mente tratar de no entrar el último, al final ese objetivo lo conseguí  remontando unas cuantas posiciones lo que me costó una rampa de isquios tras pasar la línea de meta.









Domingo: Salida en MTB con la familia, con el Club ciclista  Santa Eulalia que organiza salidas cicloturistas para que disfrutemos en familia.





Al llegar a casa 500m en la piscina, 20 largos para soltar y abrir el apetito.
Y finiquitada esta semana.

Comenzamos la siguiente.
Publicar un comentario