sábado, 6 de noviembre de 2010

DÍA EXTRAÑO

8.30h, me voy a la piscina, llevo la flaca en el coche, la idea es nadar una hora y pedalear 3. Nada más llegar, primera sorpresa con los nuevos horarios no abre hasta las 10 y cierra a las 13h, ¡menuda faena! así que para no perder la mañana me cambio en el coche y me voy con la flaquita, que ya ha vuelto a su estado natural, con manillar de carretera (eso si, acople corto), un plato del 54 y la cadena recortada- ya que la llevaba muy larga- así empiezo el entreno aunque en sentido inverso.

Cuando llevo 15km tras pasar por San Lorenzo mi rueda trasera se encuentra con un cristal, parada, cambio de cámara y " me he olvidado la bomba de hinchar" cuando estoy llamando a casa aparece un grupo de ciclistas, Vicente un amigo (del que desconocía esta faceta) va entre ellos, me dejan su bomba y cuando me pongo a hinchar veo que la cubierta está cortada y la cámara sale por ella, les doy las gracias y se van.

Deshincho la rueda lo justo para que la cámara permanezca en su sitio y con tranquilidad regreso a la piscina, vuelvo a pinchar a falta de 300 metros, pero esta vez pedaleo hasta el coche.

30km que no me han sabido a nada, después una hora en la piscina que estaba a tope realicé 3000 metros.

Cuando llegué a casa Pelayo me esperaba con su caña para ir a pescar, así que nos pasamos la tarde mojando el anzuelo, eso si hoy pillamos una pieza buena para poner en el horno, algo es algo.

Veremos como está mañana el tiempo y si podemos pedalear tres o cuatro horas.

Saludos.
Publicar un comentario