lunes, 23 de mayo de 2011

IM LANZAROTE 2012 la bici

Comienzo a pedalear, estoy contento, este año he resuelto la transición con bastante más rapidez, el aire ya se deja notar, me acoplo mientras discurro por la avenida de las playas, giro en la rotonda, y primera globerada, jaja, oigo que me gritan, levanto la cabeza y son los compañero de viaje que me dicen que por ahí se va a Arrecife no a Yaiza, jaja, medio colorado hago vuelta en el propio carril ante la mirada de un agente de tráfico que no sabe si echarse a reír o ponerme una multa por la infracción, voy pasando a todos los que me gritaban agrediéndoles la gentileza de haberme avisado aún con el sonrojo en la cara, me había emocionado con la salida.

Viento lateral de unos 30 a 35 km pero es para todos, sigo dando pedales feliz, voy pasando, me pasan, hablamos, nos reímos, alguno hasta hace chistes, como me gusta esta prueba.

Que contaros, para no aburriros solo decir que el año pasado hasta llegar de nuevo a Yaiza para para comenzar Timanfaya iba fundido, este año iba fuerte y contento.



Comienzo Timanfaya, y a su ver comienza a chispear, jope que no se ponga a llover fuerte con el viento ya es bastante, al final me hace caso y solo queda en unos minutos de chispeo y deja de llover, recuerdo Timanfaya con apenas viento hoy es otra historia pero lo supero, jope, no se puede expresar la satisfacción que llevaba, comienzo a bajar me acoplo lo mejor posible para vencer la fuerza del viento y con cuidado no me tire y así peleando sigo- seguimos todos, ya nos vamos conociendo unos bajamos mejor otros llanean con más fuerza, otros suben con menos dificultad, según sea el tramo ya se quién me va a pasar o hasta donde puedo irme, cada uno juega la baza de su carrera pero al final mas o menos todos por un estilo.

Bajada a la Santa el año pasado vertiginosa, este. Con aire frontal tan fuerte que las banderas parecían rígidas la velocidad no fue tanta aún así pude recuperar. Llegamos a Famara aquí hay que agarrarse hasta con los dientes para no salir volando, con cuidado por la arena que invade el asfalto, y a subir hacia Teguise aquí no se nota el aire y la temperatura sube de tal manera que es asfixiante, ya empiezo a notar el culete escocido por la sal, pero el calor noquea, sinceramente y nunca creí que diría esto, prefiero el viento!!!!.

Saliendo de Teguise adelanto a otro compañero de fatigas que maldice que no se acaben las cuestas, le miro y le digo, tómatelo con tranquilidad, aún no hemos comenzado a subir, no dejes que las sensaciones te puedan, me da las gracias y mas relajado sigue pedaleando, que bien me encuentro, se que mi media no es buena, voy más o menos en tiempos del año pasado pero contra el viento.

Los Valles, molinos girando triatletas mas tirados sobre las bicis con cadencia que de pie haciendo fuerza, subimos en línea tratando que el viento nos pare lo menos posible, ya que poco mas despacio se va andando, ya veo la cima de Haría allí el año pasado me plantee abandonar ¡este llego entero y con ganas de marcha! , eso si al ritmo que el viento me deja, bajada vertiginosa, la rueda cimbrea por las rachas, pero esta bajada me encanta, empiezo a pasar a gente que baja asegurando, yo tengo que sacarle el mayor provecho soy malo subiendo así que trato de recuperar.
Después de cruzar Haría otro rampón del que no me acordaba, aquí ya sube gente andando empujando la bici, yo despacito pero venciéndolo, Mirador del Río sigo encontrando gente andando con la bici, el viento sopla de lo lindo y con cadencia corono, un bote de agua y a bajar, no doy ni un giro de pedal y acoplado hago todo el descenso tratando de recuperar el máximo tiempo, al llegar a la autovía desaparece el viento y es como si enchufasen mil estufas, agónica la temperatura me echo agua una y otra vez hasta que se me acaba el bote y penando bajo el calor hasta que llega el giro a la derecha, el temido muro donde el viento entra de nuevo con fuerza mientras ascendemos hacia Taiche, yo sinceramente agradecí reencontrarme con el viento, este día prefiero ir despacio contra el viento que penando bajo el sol.

Llego a la desviación que nos lleva por una carretera de asfalto (aunque creo que el calificativo de asfalto le viene grande) y digo esto porque la rugosidad y deterioro de este tramo de carretera me hizo reducir la velocidad casi a la de una persona caminando y se encontraba sembrada de bombas cámaras tubulares y demás piezas que mis predecesores fueron perdiendo ( para montar un negocio) yo también perdí mi segundo inflador de co2.

Después de esto al Monumento al Campesino Tías y ..... Se produce el percance!! Al compañero que me precede se le sale la cadena, mientras me acerco y estoy siendo adelantado veo que se queda en medio, me echo a la derecha, el que me adelante le ve parado y le da una voz, este se echa a su derecha justo cuando paso, me engancha con su manillar y antes de espatarrarme consigo sacar el pie del pedal ya fuera de carretera freno en seco apoyando el pie contra una piedra, el cuerpo se va hacia adelante y pienso que me he esguinzado la pierna, un rasguño en la mano otro en el brazo le miro esta un poco aturdido, prácticamente ni se enteró, le digo que hay que pararse a la derecha y sin más continuo, todos llevamos muchos km y vamos muy cansados.

Sigo hasta puerto del Carmen, ha sido duro pero estoy entero, he bajado 15' la bici del año pasado que no hizo viento, me doy por satisfecho.

Transición queriendo correr y me doy cuenta de que algo va mal la rodilla la ingle todo duele está inflamándose.... Si es que... No podía ser tan bonito.

Me pongo las zapatillas las gafas y tengo que ponerme de pie pasando antes por la posición de rodillas, buffff que chungo, empiezo otra aventura.... Os prometo será mas corta!!!

Desde Lanzarote Blackberry en mano me despido.
Publicar un comentario