sábado, 21 de enero de 2012

Viernes, comienza el esperado fin de semana, tras finalizar la jornada laboral dispongo de un par de horas antes de acompañar a los niños a sus actividades deportivas, así que sin perder mucho tiempo me calzo las zapatillas y realizó los 50' de carrera continua que tocaban, el recorrido elegido las inmediaciones de Santa Gertrudis, caminos de tierra con sus pendientes y bajadas que hacían sufrir lo suyo (a ritmos de 6' o cercanos a este tiempo), máxime en mi actual estado de forma, eso si, la pierna me respetó y no se hinchó aunque si me transmitía sus molestias.

Termino el rodaje en el aparcamiento de la piscina y rápidamente al agua, sesión de crol, 1600 metros sufriendo una rampada de ambos isquios en un volteo (sigo con mis problemas), soy propenso a ellos, es igual que me hidrate más que menos, siempre acaban apareciendo.

Así que tras la rampada muscular, salgo del agua y realizo estiramientos para recuperarlos siguiendo  con abdominales y lumbares.

El sábado amanece un día soleado, espero a que suba un poco la temperatura y tras el último reajuste de la bicicleta, comienzo con las dos horas de pedaleo que  tocan, plato pequeño y mucha cadencia.

La nueva posición hace que me duelan músculos en las piernas  que no sabía que existían, tengo que decir que me siento a gusto con la nueva posición, incluso acoplado, eso sí, hay que volver a recuperar el tono en cuello y trapecio ya que se cargan rápidamente y no digo nada de mis maltrechas posaderas, he podido completar 57.180 metros con viento bastante molesto.



Mañana más y si se puede mejor.
Publicar un comentario