lunes, 18 de abril de 2011

¡ CUIDADO EN LA CARRETERA !

Bueno, pues aquí estoy de nuevo, el sábado día de descanso y el domingo salió un poco extraño, a la hora del desayuno estoy mirando las noticias en los diarios de Ibiza cuando veo una noticia que hace referencia al atropello de un ciclista, al leer la noticia y leer las iniciales del ciclista me empiezo a poner nervioso ya que coinciden con las de uno de los tres Franciscos de nuestro equipo de trimindundis, así que llamo por teléfono a los otros dos Francisco y tras unas gestiones me confirman la noticia de que he acertado en la suposición (preferiría haberme equivocado).



Me cuentan que han hablado con él y esta consciente así que también hablo con él y le escucho animado dentro de la situación, pie y mano rota y la cara un poco estropeada, y agradeciéndole al casco que su cabeza no sufrió apenas daños, un coche se saltó un ceda el paso cuando el bajaba rápido por el arcén de la carretera Santa Eulalia a Eivissa y se lo llevó por delante.

Tras quedarme más tranquilo salgo a entrenar, natación en el mar, el viento entra del este la mar está bastante encabritada y me paso 35' subiendo y bajando sobre las olas y con un colocón de aupa.

Transición a la bici y al poco observo que la rueda trasera va baja, me paro a hincharla y al poco está de nuevo deshinchada, así que a cambiar tubular ¡que faena! para más fastidio no soy capaz de que el acople de la extensión de válvula cierre correctamente y tengo que desmontarla cuatro veces ya que cuando alcanzaba los 8 bares de presión se le escapaba el aire por la unión del alargador, así que con un poco de teflón que llevaba junto al tubular y varios intentos conseguí solucionarlo.

Pero ya se me habían pasado las ganas de entrenar, así que para casa y otro día de semi descanso.

Hoy me he pasado a ver a Fran, acababa de salir del quirófano donde le han arreglado la mano, el pie también escayolado la cara llena de pupas, pero el tío con el buen humor que le caracteriza (ahora que consigo correr rápido volveré a ser lento de arrastrar la escayola), la verdad que viéndole uno se da cuenta de lo que podía haber sucedido, pero gracias a esos ángeles que nos acompañan y al casco la gravedad se rebajó bastante.



Tras la visita tocaba entrenar, primero 12.3km a 4'53"km y a continuación 3500 metros de natación, debían de ser 3900 pero me rampa un gemelo ( nada de hidratación en la carrera y tampoco durante la natación y claro, pasa lo que tiene que pasar, que los músculos se agarrotan, globero que es uno).

Bueno pues Fran me ha pedido que le dedique la prueba de Lanzarote, así que entre él y el amigo Emilio me las van a hacer pasar canutas, jeje.

Lo dicho cien ojos en la carretera.

Mañana más y si se puede mejor, al ser posible sin rampas ;-)
Publicar un comentario