miércoles, 13 de octubre de 2010

UN DIA MÁS UN DÍA MENOS

Ayer se pasó el día diluviando sin dar un respiro y la noche haciéndome pensar que en cualquier momento la casa iba a salir volando, más o menos como creo que ha sido en toda la zona mediterránea, lo que provocó que me quedase en casita sin hacer nada y disfrutando de un día de vacaciones pasado por agua.

Hoy después de dejar los niños en el cole y aprovechando que me he cogido una semana de vacaciones para intentar llegar a agarrar un puntito que haga decidirme a participar y sufrir la prueba del Home de Ferro, he comenzado con una sesión de piscina 3000 metros de nado.

Más tarde el tiempo comienza a mejorar, deja de llover e incluso comienza a salir y calentar el sol, así que decido hacer la sesión de running que me salté ayer por el mal tiempo, 20' de calentamiento 8 cuestas de 40" recuperando en la bajada al trote (estas fueron duras) 10´ entre 160-165 pulsaciones y 35' más de carrera continua para soltar. Carmen fue mi acompañante en todo el entreno y en la séptima cuesta el soleo izquierdo me dio un fuerte pinchazo, lo que mermo el resto del entreno y sufrí el apaleamiento deportivo por su parte ya que las cuestitas la pusieron tan fina que tenía que pedirle que bajase el ritmo, jeje.


Ahora a darle pomaditas al soleo y tratar que se recupere.

Mañana más y si se puede mejor.
Publicar un comentario