lunes, 23 de marzo de 2009

PROBANDO EN EL AGUA


Pues hoy después del trabajo me anime a probar como estaba para la natación, si bien es verdad que aún durante la noche solo puedo acostarme boca arriba, y que cada vez que me muevo me despierto por el punzado que me transmite la costilla, durante el día apenas me acuerdo de ella a no ser por algún movimiento brusco. Así que me tiré al agua y probé a nadar con pull. 

Los primeros largos despacio, se nota que llevo unos días sin mojarme, me costó empezar a acompasar la respiración pero enseguida estaba superado, a partir del quinto o sexto ya ni me acordaba de la costilla, 20 largos, sigo tranquilo, buenas sensaciones, 30 más de lo mismo, cuando llego 40 empiezo a notar una ligerísima molestia, así que prosigo con 50 aumenta un poco la punzada, así que sigo hasta los 60 largos 30 minutos y aquí doy por terminada la prueba. 

A partir de los 1000 metros el cuerpo ya se resiente, así que será cuestión de esperar un poco más o probar de nuevo a ver si con tiradas más cortas puedo nadar sin molestias y de esta forma no perder tanto la forma.

Por cierto en una semana sin entrenar  he ganado cuatro kilos y esto si que me duele ;-).



En verano alguna sesión swin como esta

Publicar un comentario