jueves, 22 de enero de 2009

La guerra de las pulsaciones

Hoy una pequeña sesión de piscina, 1000 metros croll, cambiarme, abrigarme y salir a correr.
El plan era un calentamiento de 20 min, en el cual las pulsaciones no pasaran de 140, seguido de treinta minutos con límite de 165 y 6 minutos más a 150.
El pulsómetro no paraba de pitar, jeje, y es que uno, estas pulsaciones tan bajas, no las mantiene ni en sueños, en fin, para mantener las 140 el trote era prácticamente a 7mi/km, conseguí mantenerme durante 17 minutos de los veinte de calentamiento dentro del margen.
En en la zona 2 con límite 165, conseguí mantenerme los treinta minutos a costa de regular a la baja muchísimo, ritmo de 4,90 a 5 mi/km.
En la zona 3 con límite 150, solo 2 minutos de los 6 establecidos.
Kcalorias consumidas 898 distancia 10000 metros.
La verdad es que yo con un ritmo de 4.50m/km ya suelo estar a más de 170 y las 180 que en teoría son mi tope, las alcanzo rápidamente a ritmo poco más alto, cerca de los 4.20, eso si, no me siento fatigado e incluso puedo hablar con esas pulsaciones, pero cuando me acerco a los 4 o por debajo de estos me voy a 190 incluso 200.
Un día haciendo un 10.000 en una pista de 200 metros a ritmo de 4.30 al terminar y mirar las pulsaciones, el polar me indico que había tenido 229 de máxima (supongo que habrá sido un pico, si no creo no estaría aquí en estos momentos).
El llevar poco más de un año corriendo, puede ser una de las causas y que con el tiempo y más entrenamiento conseguiré mantenerme en valores normales, aún a si, estoy sopesando ir al cardiólogo y que experimente conmigo. ;-)


Publicar un comentario