lunes, 21 de diciembre de 2009

PLACAS EN LA GARGANTA

Pues si. aunque parezca un chiste, tras salir del trabajo me fui a la piscina, 1000 crol, 1000 crol con palas, 100 crol suaves, 2100 metros.

A continuación al colegio de los niños a recoger sus boletines de notas, Papá Noel tendrá que dejarles muchas cosas, ya que los dos me han dejado más que contento.

Nos damos una vuelta por el pueblo y sus tiendas para que le den ideas a Santa Claus de que detalle quiere que les deje la noche de Navidad, y es en esos momentos cuando comienzo a sentir la garganta áspera, no puede ser, empieza a inflamarse y no consigo pasar la saliva, cada vez va a más, pero intento pensar en positivo.
Había quedado con Toni y Vicenta para mirar unas equipaciones para el club, y mientras habláramos la sensación se hacía más insoportable.

Tras llegar a casa me miro la garganta y se aprecian sendas placas blancas en las amígdalas, ¡ay que jod..se! no salgo de una y me meto en otra.

Veremos como amanezco, porque esta semana tengo tres sesiones de agua, tres de bicicleta y cuatro de carrera, y no se porque me da que se van a ir al traste.
Publicar un comentario