viernes, 23 de abril de 2010

DESDE São Sebastião do Rio de Janeiro


El famoso Jet Lag, se hace presente, tras cenar al poco de llegar a Rio siendo la hora local las 22:00, cinco horas más en España, me fui a descansar al hotel, pero a las tres de la mañana mis ojos se abrieron, se que las descompensación horaria tiene estas cosas, pero pensé que cansancio acumulado me haría dormir muchas más horas, aún así seguí intentando dormitar, consiguiéndolo hasta las seis, me asome a la ventana del hotel y ya vi gente corriendo por el paseo de Copa Cabana, así que me calce las zapatillas y salí arduo antes de que despuntase el sol en el horizonte.

Ya había (no quiero exagerar, pero si dijese más de doscientas personas haciendo running no creo que me equivocase) ¡que pasada!. El paseo tiene un carril bici de 4km de largo marcado el recorrido cada 400 metros en los dos sentidos, una vuelta al carril son 8 km de agradable running, contagiado por la gente me di un par de vueltas, 16 Km en 1h15’, a un ritmito de esos que uno va a gusto empapándose de lo que los ojos van descubriendo a cada paso. Eso sí la temperatura ya rondaba los treinta y tantos grados y el nivel de humedad creo que también rondaría el 90%, ya que en el primer kilómetro ya iba chorreando.

Tras esta carrerita una buena ducha y un opíparo desayuno a bese de todo de tipo de frutas tropicales regado con mejores zumos (vitaminas a tope ) y a continuación una buena caminata y posterior subida al Pan de Azúcar (esto en teleférico) donde contemplé la inmensidad de este maravilloso lugar ( eso si, la bruma estropeaba un poco el paisaje)



Mañana por la tarde retorno a Ibiza donde llegare el domingo, pero por la mañana intentaré volver a saborear los kilómetros de Copa Cabana.

Un saludo.
Publicar un comentario