miércoles, 28 de abril de 2010

HOY AGUA Y BTT

Primera hora de la mañana y tras dejar las criaturas en el colegio me voy al médico a que me extraigan la sangre y me hagan electro para ver que pasa con esa anemia, tras lo cual me voy a desayunar al Puntal ya que llevo desde ayer por la noche sin meter nada en el cuerpo por eso de estar en ayunas. Aquí como me cuidan me invitan a un desayuno anti-anemia, para que me recupere y no ponga tantas excusas, jeje. Después al ir a coger el coche miro el mar y me encuentro con esto


¿Qué? ¿apetece? ........... ¿a que si?, pues nada, subo a casa cojo el neopreno y bajo a la playita esa que se ve al fondo de la imagen, mi casa está en una urbanización en esa montañita, así que si cerquita, desde la playa hasta la boya blanca hay aproximadamente 1000 metros, ¡esta guay eso de tener ese pedazo piscina para entrenar! ¿a que si?, pues realizo a ritmo tranquilo (el mio, jeje) poco más de 2000 metros.

Subo para casita, al llegar miro la piscina de la urbanización y parece que me llama, además el agua dulce va de coña para quitarse el sal, jeje


Otros 500 metros, y no sigo porque voltear con el traje me está produciendo un roce desagradable en el cuello.

A continuación me he metido una lata de fabada asturiana (para reponer hierro) y rápidamente me preparé para salir en BTT.

Bajé al pueblo y me uní a los ciclistas de aquí y algún compañero de trabajo que se está animando a pedalear. En cuanto me vieron se frotaron las manos (le vamos a dar pal pelo se dijeron, jeje, saben que odio este tipo de bici) me metieron por trialeras de estas que calientan las piernas, pero hoy no han podido conmigo, jeje, cuando me decían que había mejorado, yo les decía que era la pulsera que me daba equilibrio, jaja, Fátima, creo que vas a tener un montón de ventas, jeje, voy a solicitar que me patrocine la casa de las pulseritas, si un patoso como yo consigue sobrevivir a estos y le doy publicidad algo tendré que sacar ¿no? Jaja, aunque quizás sea el entrenamiento diario lo que me ha permitido sobrevivirles, eso si, de una caída no me libré.

Al final han sido 45 km en 2h30’ en las que me las han hecho pasar canutas.

Rellenando los botes en un pozo de agua Ibicenco.


Mañana más y si se puede mejor.
Publicar un comentario