sábado, 24 de abril de 2010

DESPIDIÉNDOME DE RÍO

Ayer después de cenar decidimos salir a tomar algo en la noche de Rio, cuando nos encontrábamos en una terraza degustando una cerveza y música en directo comenzó el diluvio, así que no quedó otra que regresar al hotel, por un parte me vino bien, así estaría descansado para trotar un poco por la mañana.

A las siete ha dejado de llover así que salgo a trotar, hoy además del circuito de Copa Cabana, continuo por el de la playa de Ipanema volviendo después unos kilómetros más por el anterior, han sido 21km en 1h45’ sin sol pero con una humedad increíble, eso sí parecía que estuviese inmerso en una media real de la cantidad de personas de toda edad y condición atlética que se encontraban haciendo lo mismo.

Con esto me despido ya casi de Río, hoy por la tarde retorno a casa y me quedan muchas horas de espera y vuelos hasta llegar.

Un saludo.

Ayer también descubrimos que hasta la base del Pan de Azucar se puede subir andando atravesando lo que sin ningún género de dudas me pareció una jungla tropical, donde nos encontramos monós pequeñitos y supergraciosos así como mariposas del tamaño de mi mano de un color azul increible.
Después uno puede optar a subir al Pan por la vias de escalada abiertas, en esta foto como es de móvil no se aprecian pero habia gente trepando por ella, una gozada que habrá que dejar para otra ocasión y recordar viejos tiempos.
Publicar un comentario